Megadeth: “¿De qué podríamos asustarnos después de 14 discos?”

Image

El bajista y co-fundador David Ellefson responde a las críticas contra “Super Collider”, y dice que ya trabajarán en un nuevo álbum. Además, habla del show que darán con Black Sabbath y adelanta su autobiografía. Entrevista exclusiva.

El “Gran Colisionador de Hadrones” está ubicado entre Suiza y Francia. Conocido como “La máquina de Dios”, tiene la potencia necesaria para que dos partículas subatómicas lleguen al 99,9% de la velocidad de la luz.

El último disco de Megadeth se llama “Super Collider” (en español, “Súper Colisionador”), y su portada está ilustrada por una imagen del enorme invento. Paradójicamente y como en sus últimos trabajos, el álbum tiene en su mayoría canciones lentas. O al menos, muy alejadas del speed metal que solía caracterizarlos en sus años de gloria.

“Creo que fuimos influenciados por el tour que hicimos de ‘Countdown to Extinction’ –explica el bajista David ‘Junior’ Ellefson del otro lado del teléfono-. Los álbumes son siempre fotografías de un momento especial, y este refleja cómo estamos hoy. Cada disco nos mostró en etapas muy diferentes. En ‘Countdown…’ empezamos a funcionar como una verdadera unidad compositiva, y se notó”. También añade que Dave Mustaine le presentó el concepto de la nueva placa en octubre de 2012, y allí empezaron a darle forma junto al resto del grupo.

La carrera de Megadeth tuvo varios vaivenes: pasó por decenas de formaciones, puntos altos como “Rust in Peace” y otros muy criticados, como “Risk”. Por todo lo que vivieron, el bajista cuenta que no tenían miedo de arriesgarse un poco más en este trabajo. Hasta Bob Findley, que tocó la trompeta en “The World Needs a Hero”, volvió a aportar sus vientos para uno de los bonus tracks.

Ellefson tiene la respuesta para quienes los critican: “¿De qué podemos asustarnos después de catorce discos? A una banda que no se la juega se le nota el miedo. Nosotros siempre seguimos adelante: algunas cosas funcionaron bien y otras no, pero al menos las intentamos. Nadie puede decir que Megadeth se intimidó a la hora de innovar”.

Y esa confianza de la que habla se notó en el video de “Super Collider”, que –al igual que “Public Enemy No. 1”- poco tuvo que ver con los estereotipos del metal. Junior se caracterizó como un profesor, el guitarrista Chris Broderick jugó al baseball, Dave Mustaine fue un padre guardabosques y Shawn Drover se convirtió en empleado de limpieza.

“Buscábamos hacer algo divertido. Filmamos tantas tomas en los que estamos parados tocando, moviendo nuestros pelos y haciendo que cantamos, que ya queríamos algo distinto. No tenés por qué ser sólo una simple banda posando –opina-. Acá fuimos actores, y es lo que lo hizo entretenido. Grabamos toneladas de videos bien metaleros, que te vuelan la cabeza. También en ese aspecto, Megadeth es una banda que toma chances y prueba cosas. No a todos les va a gustar, algunos siempre se van a estar quejando y llorando porque no es como en 1987. Pero, ¿saben qué? ¡Estamos en 2013!”.

Una vida con la muerte

Foto2

Además de la larga lista de ocupaciones que posee, David Ellefson recién terminó de redactar su autobiografía. Bajo el ingenioso título “My life with Deth”, el libro fue co-escrito con el autor Joel McIver y será editado por Simon & Schuster el 29 de octubre.

-Muchos artistas lanzan sus memorias después de haber cumplido los sesenta. ¿Por qué decidiste publicarla en este momento?

-Quizás soy muy joven, pero los tiempos cambian. Algunos hacen dos o tres, y a veces les agregan nuevas vivencias. Además, tuve una muy buena vida. La historia de Megadeth ya se contó y siempre fui muy abierto a hablar de mi lucha contra las adicciones, pero lo que diferencia a este texto es que hago hincapié en mis victorias, no tanto en las derrotas.

Uno de los abatimientos que sufrió Ellefson fue una pelea muy importante que tuvo con Dave Mustaine en 2002. El cantante se había lesionado la mano, y no creía que el grupo pudiera seguir. Entonces decidió que el bajista sea el productor ejecutivo de los archivos de la banda. En definitiva, que supervise el patrimonio.

Junior aceptó, y la charla finalizó en los mejores términos. Según cuenta el pelirrojo en su libro, a las cinco horas nuestro entrevistado tuvo un ataque de ira, y le dijo: “Si vas a seguir adelante con tu carrera, yo voy a hacer lo mismo con la mía”.

En 2004, Ellefson presentó una demanda legal en contra de Mustaine de 18 millones de dólares. Según él, lo había engañado con los derechos de autor y las regalías del merchandising. Finalmente, la Corte desestimó el pedido y el que tuvo que pagar un cheque importante fue el bajista. Años más tarde, las aguas se calmaron y Junior regresó a Megadeth.

-Los fanáticos se preguntan si vas a contar toda la verdad sobre aquellos enfrentamientos.

-Sí, obviamente tuve que agregarlos. Si no lo haría, todos sospecharían. Pero al mismo tiempo esas disputas ya se resolvieron, y no siento la necesidad de detallarlas. Naturalmente generaron un cambio significativo en mí, aunque en “My Life with Deth” explico que también a través de aquellas peleas encontré otros aspectos que fueron muy recompensantes.

-Sos parte central del libro de Mustaine. ¿Qué te pareció lo que escribió sobre vos?

-Me dejó leerlo antes de que salga, porque cuando volví al grupo –en 2010- él estaba por lanzarlo. No quería ofenderme, o decir algo que podría ser vergonzoso para mí o mis hijos. Fue muy considerado, y yo también le dejé leer el mío. Quería que supiera lo que había escrito; sé que los autores se preguntan unos a otros lo que publican. Es algo apropiado.


-¿No pensaste en “tomar venganza” en tu biografía?

-(Se ríe). No, porque esa es su visión de la historia, y yo tengo la mía. No quiero editar o cambiar su perspectiva, así que tiene el derecho de poner lo que quiere. Hay mucho más en mi vida aparte de la banda. También elegí remarcar las transiciones por las que pasé desde joven, conocerlo a él en mi adolescencia y convertirme en adulto, padre y esposo.

-Lo raro es que hay testimonios de varios músicos (como Kerry King, de Slayer), y aunque Mustaine estaba anunciado, no colabora. ¿Por qué?

-Le pedí que lo hiciera, pero pensó que no estaba bien porque él también escribió su libro. No tuve problemas con eso, y en algún punto hasta estuve de acuerdo. Y a los demás los llamé porque pensé que los fanáticos disfrutarían de leer de algunas otras personas con las que estuve involucrado. Le da otro color a la historia, y la hace más divertida. Todo lo que puse fue con los lectores en mente, sabiendo que son seguidores de Megadeth y de mi carrera musical.

El grupo tocará en el Estadio Único de La Plata el 6 de octubre, junto a Black Sabbath. “No puedo esperar para regresar a Buenos Aires. La Argentina es nuestro hogar, y va a ser uno de los conciertos más grandes que daremos allí. La considero una gran victoria para ambas bandas, porque tenemos discos recién salidos –dice Junior-. Es la ecuación perfecta de heavy metal”.

-Sus sets actuales incluyen dos o tres canciones de “Super Collider”: la homónima, “Kingmaker” y “Dance in the Rain”. Considerando que van a ser teloneros, ¿cómo será el show que darán?

-Quizás cuando vayamos para allá ya hayamos agregado a nuestros conciertos un cuarto o quinto tema de ese disco. Cambiamos nuestra mente todo el tiempo, pero en el caso de La Plata habrá lugar para los clásicos y probablemente una o dos canciones recientes. Veremos qué más.

-¿Y cuál es tu opinión sobre la reunión de Black Sabbath sin Bill Ward?

-Nosotros también tuvimos muchos cambios. Siempre fui fanático de las formaciones originales, aunque a veces las circunstancias obligan a que haya modificaciones. Pero celebro que en lugar de quedarse sentados en su casa sin tocar, los miembros restantes hagan lo posible para seguir adelante.

El futuro ya llegó

Foto12

-Dave Mustaine dijo que la muerte de Jeff Hanneman (Slayer) hizo que les dieran ganas de sacar otro disco pronto, porque no sabe hasta cuándo estarán en este planeta. ¿Ya trabajaron en algunas canciones?

-Hablamos al respecto, y charlamos por arriba sobre los temas que vamos a componer. Un álbum es como un libro: toma mucho tiempo entre armado, grabación, edición y promoción. Y a veces, para el momento en que ya hiciste todo, estás inspirado para crear una nueva placa. Siempre empezamos a escribir mientras estamos en la ruta, girar nos resulta una buena opción para recoger ideas. Seguramente en este tiempo empecemos a mostrarnos maquetas y riffs. Tratamos de estar listos para cuando la inspiración golpee la puerta.

Por Fabrizio Pedrotti.

Entrevista publicada el 29 de agosto en Rock.com.ar.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s