Eruca Sativa: “Necesitamos escaparnos de nuestro sonido”

El trío más potente se prepara para debutar en el Teatro Ópera, pero con un formato atípico. Lula, Brenda y Gabi explican cómo renuevan su creatividad, y recuerdan el día en el que Paul McCartney casi los escucha.

Por Fabrizio Pedrotti, para la revista Soy Rock.

Corre el año 2000, y Lula Bertoldi todavía es una adolescente. Llega en bicicleta al ensayo de La Morrison, la banda a la que se sumó hace poco, conecta su guitarra y se prepara para despertar a los vecinos. Es que en Sunchales -una pequeña ciudad al noroeste de la provincia de Santa Fe- la siesta se duerme rigurosamente, de lunes a domingo.

Quizás los equipos no sean los mejores y las canciones no tengan demasiados arreglos, aunque ellos les agregan el componente fundamental: la pasión. A pocos metros de la sala están las vías del ferrocarril, que en su momento de esplendor conectaron a la ciudad con el resto de los pueblos santafesinos. Pero no importa cuánto ruido haga el tren, porque el volumen de los amplificadores es mayor.

Catorce años más tarde, Lula sigue ensayando a metros de los rieles, sólo que con Eruca Sativa, el trío que formó en Córdoba en 2007, y con el que se trasladó a Buenos Aires cuando la magnitud del grupo se lo pidió a gritos. “La mudanza se dio naturalmente, la última en venir fui yo”, le aclara a Soy Rock la bajista Brenda Martin.

Desde hace algunos meses, la banda trabaja duro y parejo para darle forma a “Huellas Digitales”, un show electroacústico que presentará el 1 y 2 de agosto en el Teatro Ópera. Pero aunque quizás ahora ensayan con menos distorsión, los tres se las arreglan para tapar a la locomotora que pasa cada cinco minutos sobre el techo de la sala. “La gran pregunta de todos es cómo haremos para tocar esos conciertos y a la vez mantener nuestra potencia. Lo van a descubrir cuando se sienten en las butacas”, despista Martin.

El proyecto es uno de los desafíos más importantes del grupo. No sólo porque experimentarán un cambio rotundo en el sonido, sino porque también habrá 18 cámaras que capturarán todo para su primer DVD. “Es la primera vez que encaramos algo así, y además, ya de entrada lo grabamos con semejante producción –se confía el baterista Gabriel Pedernera-. Generalmente las bandas organizan los tours y filman el concierto número treinta, porque están más aceitados. En nuestro caso serán los dos debuts”.

En parte tiene razón: aunque no habrá nuevas canciones y ya lleven varios años interpretándolas, les darán una vuelta de tuerca para que parezcan otras. A Lula Bertoldi, como al resto del grupo, le gustaba la idea de explorar distintas sonoridades. “No sólo se trata de tocarlas con una guitarra acústica, sino de ver para qué lado nos lleva la creatividad. También con que en 2014 deberíamos grabar un disco de estudio, y esto es similar, porque nos renueva”.

El trío nunca quiso estancarse. Aunque ya tiene un estilo identificable, cada álbum apuntó a una búsqueda diferente: La Carne (2008) se trabajó en pocos meses pero con una base sólida de canciones; y ES (2010) tuvo de invitado a David Lebón y sirvió como transición para Blanco (2012), que acentuó las ganas de tantear nuevos hemisferios.

El baterista explica que constantemente precisan seguir el ejemplo de grupos como Queen o Radiohead, e innovar. “Necesitamos escapar del sonido de Eruca Sativa. No tendría sentido que compraras un disco nuestro y supieras cómo va a sonar. Amo AC/DC, pero cuando agarro un CD de ellos ya me imagino con qué me voy a encontrar. Es como ir a MC Donald’s: de antemano conocés lo que estás morfando”.

eruca2.jpg

EL RECONOCIMIENTO                                                                 

Siete años pueden parecer pocos para un grupo, pero el caso de Eruca Sativa es excepcional. Lo que muchos ignoran es el trabajo que cada uno hizo antes: como ya habían sido principiantes con sus bandas previas, esta formación los agarró adultos, experimentados, sin la necesidad de aprender de cero.

Desde que se miraron las caras por primera vez en un ensayo, los tres supieron que la cosa iba en serio. Tanto así que en menos de una década los nominaron a premios como los Grammys y los Gardel; ganaron en todas las encuestas y tocaron en los mismos escenarios que Deep Purple o Slash.

“Hace poco hablaba con un chico de otro grupo, y le decía súper violentamente que dejara su laburo, porque no se sentía feliz. El tipo trabaja hasta las siete de la tarde y toca quince minutos la viola –cuenta Pedernera-. Él me contestaba: ‘Quizás en el futuro, cuando mi grupo me dé de morfar…’. Y tu banda no te va a dar de comer si le dedicás tan poco. La energía que vos depositás en la música, después te vuelve en la misma forma. De afuera, a nosotros nos ven muy distintos de como somos”.

-¿En qué sentido?

GP: Por ejemplo, él me planteaba que no tuvo la misma suerte que yo. ¡Mi viejo es empleado en una fábrica desde hace 35 años! No es que me dio una tarjeta de crédito para recorrer el mundo.

LB: Al viaje que hicimos a Las Vegas -por los Grammys- lo terminamos de pagar hace sólo dos meses (risas).

-¿Al menos recuperaron algo en el casino?

BM: Teníamos varios shows acá, así que fuimos sólo cinco días. El primero apostamos un dólar a las maquinitas, y lo multiplicamos por dos. Luego volvimos y llegamos hasta 4.90. ¡Ya nos sentíamos multimillonarios! A las horas jugué yo, con mala suerte, y perdí todo (risas).

Bertoldi admite que esos premios los afectaron internamente, pero que tienen que saber que cierran la puerta de la sala y siguen siendo los mismos tres músicos.

“Obviamente –la interrumpe la bajista mientras ceba mate-, y no nos gusta que nos vean como un fenómeno, porque no sentimos que haya habido una explosión. La combustión estuvo cuando tocamos juntos por primera vez, en Córdoba, y nos dimos cuenta de que lo que pasaba era muy fuerte. La diferencia es que ahora el de la verdulería nos dice: ‘Los vi el otro día en tal lado’, entonces cuidamos nuestra química interna. Atravesamos situaciones difíciles, y tuvimos momentos de confusiones, cuando entraron esas cosas de afuera”.

-¿Por ejemplo?                                                       

Brenda Martin: La radio es uno de los elementos que influyen del exterior. Somos de la idea de que las emisoras tienen que pasar la música que los artistas hacen, y no que hay que trabajar para sonar ahí. Nosotros componemos las canciones, y al que les gusten las usará. Es muy ridículo que una estación marque un estilo y los temas de una época, debería ser al revés. Si les hubiéramos dado bola, ni hubiéramos grabado el primer disco. Esas situaciones pasan todo el tiempo, y si no estamos bien parados nos pueden afectar. Para tratar de no imitar los errores, a veces nos ponemos a ver las experiencias de las otras bandas, y por qué se separaron. Ojalá que nos siga saliendo bien.

Gabriel Pedernera: Eruca Sativa va a continuar así, o sino algún día se convertirá en otra cosa. Será una lástima si el cuarto álbum no le gusta a nadie. Lo disfrutaremos sólo nosotros, pero no podemos ponernos límites.

Una prueba de que no se condicionan con la creatividad es que para la canción “Antes que Vuelva a Caer” crearon un mediometraje que cuenta la cruda biografía de un maratonista. De chico, Alexis Acosta perdió la visión y se encerró en sí mismo, hasta que su padre murió y decidió que debía salir adelante.

“Queríamos que hiciera reflexionar y que diera un mensaje de autosuperación. Pensábamos hacer algo distinto, que no sea sólo de nosotros tocando en playback –fundamenta Martin-. Los hermanos Dawidson, directores del video, se comunicaron con él y le preguntaron si estaba de acuerdo, y aparece con su familia al final del corto”.

-La canción era más abstracta, y con el clip le dieron un mensaje directo.

BM: Sí, aunque también es lindo cuando el otro es quien lo termina de interpretar y le llega la idea que sea. Por ahí muchos habían entendido la letra de una manera distinta, y pensaron “¡Qué desilusión!”; y a los que no les decía nada pudieron cerrar el concepto. Es un riesgo que uno corre al poner una canción en imágenes, pero también abre un poco la cancha a la creatividad de los directores. Algunos nos preguntaron si nos inspiramos en la historia de Alexis para hacer la canción, y les respondimos que no.

-¿Fue a algún show?

LB: Todavía no. Lo invitamos con su familia, pero se les complicó porque tienen una beba chiquita. Seguramente vayan al Ópera, que es un lugar para todas las edades.

UNA LOCOMOTORA SIN FRENOS

El techo se sacude por el paso del tren, pero esa no es la preocupación de Brenda Martin. A esta hora, mientras el sol brilla en Palermo, se queja porque quiere comprarse otros tres pedales, pero no queda espacio en su estuche. “Voy a tener que agrandarlo”, cuenta mientras mira los más de diez efectos que lleva a todos lados.

La segunda de sus inquietudes es que, de cada diez personas, nueve pronuncian mal su apellido. “No va con tilde, pero en mi cuenta de Twitter tuve que ponérselo -sobre la a- para que lo digan bien. ¡No sé por qué! Ricky Martin no tiene ese problema”.

A su izquierda están la batería de Gabriel Pedernera, la lista de temas que posiblemente toquen en el Ópera y los amplificadores de Lula Bertoldi. La cantante encontró una forma de ser la única guitarrista del grupo y sonar como si hubiera dos. “Lo intenté desde el último disco. Me faltaba un audio 3D, así que me las ingenié para que uno de los equipos tuviera un retraso y el otro no, y que quede un efecto stereo. Creo que lo logro, y lo uso para todo”.

“Lo que pasa es que a Blanco lo hicimos en vivo –dice el baterista-, así que también lo empleamos ahí, para no agregarle overdubs”. Bertoldi agrega: “Y en los shows no ponemos pistas de guitarra, ni queremos tener otro violero. También estoy subiendo de peso, para que el sonido realmente parezca más gordo (risas)”.

La bajista aclara que no buscan sonar igual que en sus discos, porque son experiencias distintas. Para ella, el álbum se debe escuchar con los ojos cerrados, mientras que el vivo tiene el sonido del ambiente, los armónicos y la acústica de la sala. “Usamos algunas pistas de fondo con instrumentos de cuerdas porque nos gusta cómo suenan, pero es obvio que no los tocamos nosotros. No hay ninguna mentira en Eruca Sativa”.

-Su segundo disco tiene canciones que se llaman La Carne y Blanco, como sus otros álbumes. ¿Fue a propósito?

BM: Habíamos pensado enlazarlos. No queríamos atarnos a esa idea, pero estaba latente. Dijimos: “si cuando llega el momento de grabar lo sentimos así, le damos para adelante”. Nos gustó jugar con eso: son distintos en lo musical y en las etapas que vivíamos, pero se unen.

-¿Así que podrían hacer lo mismo con el próximo?

BM: No, ya está (risas). Para nosotros termina ahí, y ahora empieza algo nuevo.

La siguiente etapa, según cuentan, no está definida. Para ellos, antes que los temas surge el sonido, y lo que da vueltas por sus cabezas hoy es súper interesante. “Escuchamos mucho jazz, como Octafonic o Fernández 4. No porque vayamos a tocar eso, sino porque son estilos con los que nos entendemos –dice la cantante mientras la locomotora tapa su voz-. Componer es lindo porque tenés algo en la panza, y cuando sale le ves la cara por primera vez”.

La bajista finaliza: “Por ahí el cuarto disco es un mocazo, y algún día lo escuchamos y decimos: ‘Uy, ¿por qué lo grabamos?’ Pero lo valioso es que hacemos lo que sentimos en cada momento”.

La puerta se cierra, y Eruca Sativa continúa trabajando. Lo mejor de todo es que vos, que estás volviendo del laburo en el tren, sentís por un segundo que algo vibra adentro del vagón. “Será un desperfecto en los rieles”, pensás. Pero te equivocás: sin saberlo, acabás de experimentar en carne propia al trío más potente del rock actual… bajo tus pies.

ercuasativaes.jpg

RECUADROS

1) Mala suerte Beatle

El grupo cordobés grabó una versión de Eleanor Rigby, que apareció en su primer disco e incluso en un demo previo. Pero después debió eliminarlo, por culpa de… ¡la mismísima Yoko Ono! “Parece terrible, pero es así –aclara Brenda -. Ella tiene la licencia de los temas y no autoriza covers, salvo contados casos. Ni le pedimos autorización, porque sabíamos que nos iba a decir que no”.

En La Carne lo incluyeron porque desconocían las trabas legales, y además porque era un lanzamiento independiente. Como hace un tiempo empezaron a trabajar con Sony Music, el asunto cambió. “Es más probable que sus abogados se enteren”, agrega.

Pero lo loco del asunto es que Paul McCartney estuvo a punto de escuchar la canción. “Fuimos a tocar a Liverpool con Lucila Cueva, una banda que teníamos antes. Como el dueño de The Cavern es amigo del Beatle, nos contó que se la iba a mostrar. Lo peor es que cuando estuvimos ahí, nos dijeron: ‘¡Se acaba de ir McCa!’ y nos quisimos matar”.

La suerte sí estuvo del lado de los Eruca cuando Fito Páez y David Lebón se ofrecieron para grabar canciones con ellos: el rosarino aparece en “Guitarras de Cartón”, y el ex Serú Girán en “Para Ser”.

Por el lado internacional, el acercamiento que se les dio fue con Living Colour. Compartieron escenario en Colombia, y la buena onda siguió cuando los estadounidenses tocaron en el Gran Rex. “Nos invitaron a verlos, y el baterista –Will Calhoun- nos dijo de hacer algo juntos en el futuro. Si él quiere tocar con Eruca, Gabi tranquilamente puede conseguir laburo en cualquier estación de servicio”, se aviva la bajista.

2) Multifacética

Además de cantar, tocar la guitarra y componer, ahora Lula también actúa. Es que los artistas Alelí Cheval y Octafonic la llamaron para que tenga roles protagónicos en sus nuevos videos. “Fueron experiencias fuertísimas, ahí sale a la luz mi costado sexy”, se ríe. “Son situaciones divertidas porque ni siquiera se trata de mis clips, así que no me importa. En los dos hago de pareja de alguien: en uno lo matan y en el otro soy una guacha que mete los cuernos”, remata. ¡Y eso que parecía tan buenita!

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s